Pulseras cuantificadoras vs relojes inteligentes: ¿Cuál es el ideal para mí?

Al momento de hacer deporte, hay varios gadgets que pueden ayudarte. Las pulseras cuantificadoras y los relojes inteligentes son los más populares, y aunque parezcan similares hay diferencias importantes entre ellos. Te las comentamos.

Ya comenzó una verdadera revolución de los wereables, los gadgets vestibles que tienen como ícono a los relojes inteligentes. Más allá de su uso para ver notificaciones del móvil, encontraron un nicho importante: los deportistas y gente que quiere medir su actividad física.

Como está ahora el mercado, hay dos tipos de dispositivos que apuntan a este público, las pulseras cuantificadoras y los relojes deportivos (en menor medida los smartwatchs tradicionales). Compararlos no es tan simple, y aunque en principio pueda parecer que las pulseras son versiones económicas de los relojes la realidad es que cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Es necesario que las conozcas para que puedas elegir bien, así que los vamos a comparar en diferentes apartados.

Funcionalidades: Los relojes son los reyes

Los relojes deportivos en general tienen más funcionalidades que las pulseras. Es común en relojes avanzados ver GPS integrado, un medidor de frecuencia cardíaca más preciso y en ocasiones funcionalidades específicas orientadas a diferentes deportes, como ciclismo, senderísmo, natación entre otros. Esto contrasta con las pulseras que son más generales en su funcionamiento, midiendo normalmente distancia recorrida, calorías quemadas, minutos de actividad y, en ocasiones, las horas de sueño.

Esto se puede ver fácil comparando modelos de la misma compañía, por ejemplo aquí en la comparativa de Garmin. El reloj suele ser el modelo premium con más funciones, y obviamente una mejor pantalla.

Esta pantalla nos lleva a la segunda ventaja importante de los relojes: no suelen depender tanto del móvil. En un reloj inteligente se puede ver la información más fácil y hasta con gráficos, mientras que las pulseras traen pantallas más discretas. No digo que sea siempre el caso, hay pulseras hasta con pantalla color (como la Microsoft band), pero la mayoría de las pulseras muestran pequeños dígitos.

Más allá de esto, en las funcionalidades más generales como mostrar notificaciones de mensajes entrantes y responder llamadas la cosa está más nivelada. Tanto la Fitbit HR, como la SmartBand Talk de Sony tienen estas funciones. Obviamente, una pulsera sin pantalla (Xiaomi Mi Band) no las va a tener.

Algunos relojes muestran estadísticas de varias disciplinas, como este Forerunner 920 de Garmin.
Algunos relojes muestran estadísticas de varias disciplinas, como este Forerunner 920 de Garmin.

Diseño y comodidad: Va más a gustos

Otro punto importante es el diseño y la comodidad, porque no te olvides que probablemente lleves esto encima todo el día. Aquí, las pulseras suelen ser las favoritas al ser menos pesadas y aparatosas, y sentirse más cómodas en la muñeca. Eso sí, no olvides estar seguro que el material de goma que usan no te irrite.

Otro punto a favor de las pulseras, que algunos modelos se adaptan a diferentes lugares del cuerpo para medir mejor la actividad. Por ejemplo, la pulsera Flyfit ideal para ciclismo. 

Pero, ¿por qué digo que es cuestión de gustos? Pues porque la pulsera no es precisamente un elemento para vestir y lucir como un reloj. Los diseños son discretos, y no quedan tan elegantes como un buen smartwatch.

Para terminar, no olvides también que las pulseras llegan a mayor duración de batería, lo que influye en la comodidad. Las pulseras duran cerca de 7 días, pero hay modelos que llegan hasta 30 días (Xiaomi Mi Band) o incluso un año (Garmin Vivofit 2). A, no olvides que el GPS drena la batería en tiempo record.

Para algunas personas, las pulseras son lo más cómodo.
Para algunas personas, las pulseras son lo más cómodo.

Precios: Factor decisivo

Donde obviamente se diferencian ambos dispositivos es en precios. Las pulseras son casi siempre más baratas. Una comparación rápida del promedio de precios:

PULSERAS:

  • Garmin Vivosmart: €131
  • Sony Smartband 2: €127
  • Fitbit Charge: €121
  • Jawbone Up2: €94
  • Jawbone Up: €49,99
  • Xiaomi Mi Band: €16,84 (baratito baratito)

Así, los precios orillan entre cerca de los €150 para os modelos más caros y bajan mucho según calidad de la pantalla y sensores. Los modelos sin pantalla (la información la ves en el móvil sincronizando la pulsera) suelen bajar de los €50.

RELOJES:

  • Garmin Forerunner 630: (uno de los más completos): €405
  • Garmin Vivoactive HRM (pulsómetro y GPS): €229
  • Fitbit Surge: €220
  • TomTom Multi-Sport: €147,19 
  • Polar M400: €119

Sí, los precios también tienen un margen muy grande. Los de arriba de 300 euros, como los Forerunner de Garmin son los más completos y destinados a profesionales, con mejores acabados, pantallas y miden datos como cadencia, frecuencia cardíaca con gran exactitud, oscilación vertical, entre otras. Después, es interesante que no hay tanta diferencia entre las pulseras más caras y los relojes de gama media. 

Lo que sí ten cuidado con los relojes más genéricos y baratos con Android Wear, al no estar enfocados a deportes no tendrán una app muy completa. Si no hay mucho presupuesto es preferible una pulsera.

Conclusiones

No hay un producto ideal para todos, y depende mucho de tus necesidades. Para medir actividad básica, si puedes estírate hacia alguno de los relojes DEPORTIVOS económicos, no hay tanta diferencia de precio con las pulseras modernas. En caso de que no se pueda gastar mucho, pues las pulseras económicas como la Xiaomi funcionan bien. Ya si necesitas muchos datos de un deporte en particular, bueno, deberás evaluar si las fnciones que brindan los relojes más caros compensan el precio.

por Sebastian "Redactor en Tecnonauta.com. Especialista en móviles, tablets y amante de las nuevas tecnologías."
Valora este artículo
 
¿Te gusta?
COMENTARIOS ()
- +
responder