Coches a hidrógeno: ¿Adiós a la gasolina?

Si estás buscando un nuevo coche ecológico, debes elegir entre alguna de estas tecnologías. Comparamos los coches eléctricos y de hidrógeno con su modelos, consumo, fortalezas, debilidades y todo lo que necesitas saber.
por el 05/08/2013

Nissan Leaf (eléctrico) y Toyota Mirai (hidrógeno).

Nissan Leaf (eléctrico) y Toyota Mirai (hidrógeno).

En un mundo donde el petróleo se va a acabar y la contaminación es un problema cada vez peor en las grandes ciudades, los coches ecológicos son la nueva tendencia del mundo motor. No emiten gases, son silenciosos y requieren menos mantenimiento, grandes ventajas. Son dos las tecnologías que proponen este cambio: Coches 100% eléctricos y de hidrógeno. Si estás pensando en cual tecnología apostar, te traemos esta guía con el funcionamiento, consumo, modelos y ventajas de cada una. ¡Vamos!

1- Introducción: Funcionamiento / tecnologías

Los coches eléctricos (o al menos los 100% eléctricos) son coches que en vez de tener un motor de combustión interna a gasolina, tienen un motor eléctrico que se vale de unas grandes baterías de litio para impulsarse. Gracias a esto son silenciosos, no emiten gases contaminantes y son muy eficientes, ya que usan menos energía que un coche a nafta/gasoil.  Cuando se está por acabar la batería (entre los 100 y 200 km) puedes enchufarlos en tu casa durante varias horas o utilizar algunos de los centros de recarga que hay por España, lo que lleva 30 minutos.

Como alternativa a las limitaciones de estos coches, surgen los vehículos de "pila de combustible de hidrógeno", o también llamados "coches de hidrógeno". También son eléctricos, pero la diferencia está en como se consigue la electricidad. Los coches de hidrógeno no se enchufan, se les carga hidrógeno (como cuando cargas gasolina) en un tanque que llevan debajo. Luego, dentro de la pila de combustible (una caja metálica grande), este hidrógeno se mezcla con oxígeno y, gracias a unas reacciones químicas, se genera la electricidad que mueve el motor.

Por esto, los coches de hidrógeno terminan siendo parecidos a los de toda la vida: les cargas hidrógeno en la estación dos o tres minutos y tienes para 400 / 500 km de autonomía. Además, lo único que emiten a la atmósfera es vapor de agua y nitrógeno. 

Hasta aquí la introducción de cada uno. Ahora es momento de compararlos en una batalla decisiva y ver cuál conviene comprar.

2- Consumo / coste: ¿Qué tan caro es moverse en ellos?

Por el lado de los coches eléctricos hay dos realidades distintas: cargarlo en tu casa o utilizar alguno de los postes de carga que hay por la calle. Si decides cargarlos en el tomacorriente de tu garage, como mucho gastarás 2,5 € cada 100 km, dado un consumo promedio de 192 wH por kilómetro. Con los postes de carga es más complicado, suelen manejarse con tarjetas (de tarifa plana o prepagas) y el precio se puede ir a los 7€ cada 100 km (en el caso de los postes de IBIL). Sí, cercano al precio de moverse en un coche con combustible. Espero que esto mejore con el tiempo.

En el caso de los coches de hidrógeno el consumo es más costoso, sobre todo porque el hidrógeno, pese a poder obtenerse del agua, es caro de extraer. Dado un consumo aproximado de 1 kg/100 km, el costo es cercano a los 5€ cada 100 km. Pero claro, el precio de venta al público puede ser mucho mayor.

Ganador: Coches eléctricos

3- Autonomía / practicidad

La autonomía es uno de los principales puntos débiles de los coches eléctricos, ya que, los modelos asequibles (los que rondan los 30.000 €) se quedan algo por debajo de los 200 km de autonomía, y recordemos que cargarlos no lleva menos de 30 minutos en una estación de carga. Por suerte se pueden cargar en la casa y la red de postes de carga está creciendo.

Recordemos que también hay algunos coches como el Tesla Model S con una autonomía de más de 400 km, pero su precio (al rededor de 70.000 €) lo vuelve prohibitivo.

En este aspecto los coches de hidrógeno parecen la solución ideal: autonomías de más de 400 km y tiempos de carga de 3 minutos. Pero la realidad es bastante más oscura, ya que en el mundo en general hay pocas hidrogeneras, y ni hablemos de España. Esta limitación hace a los coches de hidrógeno, hoy, una apuesta nada práctica en estas tierras.

Ganador: Deberían de ser los de hidrógeno, pero con pocas hidrogeneras...

4- Impacto ambiental

Puede parecer que por no emitir gases contaminantes estos coches son inofensivos, pero la realidad no es tan así. La electricidad e hidrógeno que necesitan se suelen obtener de plantas que utilizan carbón por ejemplo y estas sí contaminan. En definitiva se quita contaminación de la ciudad para llevarla a las plantas de producción. 

De todas maneras, el impacto es menor que si lanzaran gases. En este punto los coches eléctricos llevan ventaja, porque aprovechan de forma más eficiente la electricidad, por arriba del 90%. Los coches de hidrógeno la aprovechan entre el 60 - 70 %. Recuerda: se utiliza más energía para generar hidrógeno que la que después ese mismo hidrógeno aporta.

Ganador: Coches eléctricos.

5- Precios y modelos: ¿Qué coches hay?

Coches eléctricos

Entonces... ¿Qué modelos hay a la venta? Pues la oferta en modelos eléctricos es mucho mayor y accesible, con precios que van desde los 14.000 euros si alquilas las baterías y 30.000 para comprarlos al completo. ¿Por qué alquilar las baterías? Porque son muy caras, aproximadamente un tercio del valor del coche. Recuerda además que el estado da una ayuda, en forma de subvención, de 6500€ al comprar uno de estos coches.

- Citroen C -zero: 4 plazas, 150 km de autonomía, 67 CV. A partir de 30.190 €.

- Raenault ZOE: 5 plazas, 210 km de autonomía, 88 CV. Precio de 21.500 € más alquiler de batería.

- Nissan Leaf: 5 plazas, 199 km de autonomía. Desde 29.000 €.

- Mitsubishi i-miev: 4 plazas, 150 km de autonomía, 67 CV. 24.400 €.

- Peugeot iON: 4 plazas, 150 km de autonomía, 63 CV. 29.150 €.

- BMW i3: 4 plazas, 190 km de autonomía, 125 CV. 35.500 €.

Coches de hidrógeno

La oferta en coches de hidrógeno es por demás reducida. Y en esto también influye las pocas estaciones de carga, ya que varios fabricantes prefieren lanzar sus modelos en países con una red de hidrogeneras establecida.

-  Hyundai ix35 FCEV: Se alquila solo en pequeñas cantidades. Se pagan 2.999 US$ iniciales y cuotas  mensuales de 499 US$ por 36 meses. Durante los 36 meses el hidrógeno es gratis. Su precio real rondaría los 120.000 €.

- Toyota Mirai: 4 plazas, autonomía similar a un coche convencional, 154 CV. Se espera para septiembre del 2015 en Reino Unido, Alemania y Dinamarca, llegando a otros mercados en 2017. Su precio rondará los 66.000€ + IVA.

- Honda FCEV Concept: Autonomía de 700 km. Fechado para Marzo del 2016 en EEUU y Europa.

Sí, los precios de los coches de hidrógeno son altísimos. El problema es que la pila de combustible y el tanque de hidrógeno son componentes muy caros, que  pueden costar como uno o dos coches.

Algunos coches eléctricos, como el Nissan Leaf, Peugeot Ion entre otros.
Algunos coches eléctricos, como el Nissan Leaf, Peugeot Ion entre otros.

6- Futuro: ¿Qué pasará en los próximos años?

Coches eléctricos: ¿Superarán sus debilidades?

Las dos tecnologías tienen sus férreos defensores y gobiernos apostando por ellas. El caso de los coches eléctricos es alentador, ya que a futuro podrían solucionar sus problemas clásicos de poca autonomía y tiempo de carga. ¿Cómo? Bueno, se está invirtiendo mucho para desarrollar baterías con mayor densidad que permitan tener hasta el triple de autonomía con el mismo peso. Directivos de Volkswagen y Nissan estiman que, como mucho para 2020, ya será común tener autonomías mayores a los 400 km. Por ahora estos números solo están disponibles para super-coches como el Tesla Model S.

El problema del tiempo de carga se resolvería utilizando un sistema de cambio rápido de baterías, que Tesla ya está probando en EEUU. Simple, se te está por acabar la batería y en la estación te la cambian en 3 minutos por otra totalmente cargada, que pasado un tiempo deberás ir a buscar. El precio de este servicio rondará los 60 dólares.

Donde también se va avanzando es en los puntos de carga, ya que varias empresas como Kia o Tesla tienen planeados aumentos para sus redes de cargadores.

Coches de hidrógeno: La ansiada red de hidrogeneras

Sin embargo no todos están convencidos de la tecnología 100% eléctrica, y otros fabricantes como Toyota u Honda se pasaron al bando de los coches de hidrógeno. En el caso de Toyota, argumentan que los avances que se están haciendo en los coches eléctricos no son buenos, y que su poca autonomía y tiempo de carga son problemas difíciles de resolver. Puedo entenderlos, si la tecnología eléctrica no mejora como prometen jamás dejarán de ser coches de nicho para un público reducido.

Pero ojo, los coches de hidrógeno tienen sus propios desafíos que superar, como abaratar sus precios y sobre todo conseguir que hayan más hidrogeneras. Quienes apuestan más fuerte por las hidrogeneras son Japón y EEUU (más que nada California), siendo que en el caso nippon esperan tener 100 para 2015. Pero pese a todo este incentivo tienen que solucionar un problema de base: las hidrogeneras son infraestructura muy cara y por ahora no son rentables. La clave del futuro de los coches de hidrógeno pasa por este lado: ¿Se asentarán las hidrogeneras?

Las hidrogeneras son demasiado escasas.
Las hidrogeneras son demasiado escasas.

7- Reflexiones y conclusión

Elegir entre una tecnología u otra termina siendo algo muy personal. Empcemos con un repaso rápido por las ventajas de cada uno:

Coches eléctricos:

  • Más baratos: Los coches eléctricos pueden encontrarse a menos de 30.000 € contra los 70.000 € - 100.000 € que cuestan los de hidrógeno.
  • Menor gasto/consumo: 2 € / 100 km para los eléctricos. Más de 5 € / 100 km para los de hidrógeno.
  • Infraestructura establecida: Hay muchos más puestos de carga eléctricos que hidrogeneras. Hasta los puedes cargar en tu casa.
  • Menor impacto ambiental: Al ser más eficientes, usan menos electricidad para recorrer la misma distancia. 

Coches a hidrógeno:

  • Mayor autonomía: Tienen una autonomía muy superior a los eléctricos, ya que pasan los 500 km contra los típicos 200 km de los eléctricos.
  • Carga rápida: Cargar una batería de un coche eléctrico suele llevar 30 minutos. Cargar hidrógeno ronda los 3 minutos.

Con todo esto, voy a dejar unas apreciaciones personales. Primero, que los coches eléctricos hoy son una realidad, con una infraestructura establecida y con modelos asequibles, lo contrario a los de hidrógeno que les faltan varios años para ser ser viables en Europa.

Esto me lleva a la segunda apreciación. Yo creo que para cuando los coches de hidrógeno tengan una buena infraestructura para soportarlos (suficientes hidrogeneras), los coches eléctricos habrán superado sus limitaciones, con autonomías de más de 500 km. y cargas rápidas. Pero al ser los eléctricos una tecnología más madura, ganarían la batalla.

Sí, mi elección son los eléctricos. Pero todo se reduce a dos preguntas... ¿Lograrán los coches eléctricos mejorar lo suficiente sus baterías y tiempos de carga? ¿Habrán suficientes hidrógeneras en los próximos años? ¡Cuéntanos tu opinión!

COMENTARIOS ()
- +
responder