Impresoras 3D: Cómo funcionan, precios y usos

Las impresoras 3D son la nueva tendencia tecnológica. En este vídeo te contamos cómo funcionan, de lo que son capaces y lo que se viene en el futuro. ¡No te lo pierdas!
por el 24/07/2014

Todo sobre las impresoras 3D

La impresión 3D es la nueva tecnología que te permite imprimir todo tipo de objetos, hasta comida o edificios. ¿Parece mágico no? Aquí te vamos a contar cómo funcionan, qué materiales usan y de lo que son capaces.

¿Qué es la impresión 3D?

Se trata de crear objetos tridimensionales a partir de prototipos hechos por computadora, también llamados “Modelos”. Estos modelos son un plano de como debe ser el objeto, cómo cuando se hace el diseño de una casa con Autocad. La impresora 3D se encarga de tomar este modelo y convertirlo en un objeto real, solo presionando unos botones.

¿Cómo funcionan estas impresoras?

Las impresoras más comunes utilizan un rollo de filamento plástico a modo de cartucho, luego derriten este plástico formando finas capas, una encima de la otra, que crean el objeto final. En este vídeo se ve perfecto el proceso, similar a fabricar una casa levantando hileras de ladrillos una tras otra.

Otro método menos usado es el de “inyección”. En este caso se coloca una fina capa de polvo, sobre la cual se inyecta pegamento en la parte que queremos que quede fijada. Luego se vuelve a echar polvo y se repite el proceso una y otra vez hasta que se formen todas las capas. Por último, solo hay que sacar el polvo que quedó sin fijar. ¡Y ya está el objeto!

La utilidad de la impresión 3D

En los últimos años, las impresoras 3D pasaron de ser herramientas de las grandes empresas (usadas en prototipos o arquitectura) a verdaderas ayudas para la gente. Solo basta ver los objetos cotidianos que podemos crear con ellas. Cuando bajen lo suficiente de precio, podría ser habitual usarlas para crear nuestros muebles, y, quien te dice en un futuro, casas.

Algunos de sus usos más interesantes incluyen la ortopedia, donde ya hay prótesis creadas, y la moda. Sí, las impresoras 3D podrían ser útiles para crear vestimenta, sobre todo porque algunas ya usan materiales blandos y hasta tela. Podrías por ejemplo crear ropa de tu talla o color preferido sin preocuparte por lo que está disponible en la tienda.

Algunas tiendas incluso llegan a ofrecerte crear tu propia réplica en miniatura. Para eso solo deben escanear tu cuerpo. ¿Cómo? Pues utilizando un escáner 3D, mucho más fácil que diseñar a mano.

El futuro de la impresión 3D: mucho más brillante

Lo que hacen ahora ya es casi increíble, pero lo que se podría imprimir en el futuro te deja sin aliento.  Un ejemplo son las bio-impresoras, que podrían crear tejidos y órganos humanos humanos usando células madre. También está la posibilidad de crear casas con impresoras gigantes y cualquier objeto que desees bajándote el modelo de internet.

No menos espectacular es la capacidad que tienen estas impresoras de replicarse a ellas mismas. Sí, en el futuro podrás imprimir la mayoría de sus partes y crear una nueva fácilmente. Por ahora esto se puede hacer aunque con muchas limitaciones.

El precio: bajando constantemente

El mayor problema para conseguir una de estas impresoras siempre fue el precio, ya que hasta hace unos años podían costar más de 10.000 dólares. Demasiado para un usuario común que solo la quiere para experiementar o imprimir algunos adornos. Sin embargo están saliendo al mercado modelos que van desde los 2.000 euros (como la famosa Replicator) para abajo, siendo comunes las que no pasan los 1.000 euros.

Es más, si eres manitas puedes comprar las partes de una impresora por no mucho más de 100 dólares. Se están volviendo económicas y cada vez más comunes.

Si te interesa adquirir una no olvides ver nuestra sección especial de “Cómo comprar una impresora 3D”, donde te explicamos todo sobre los modelos, los materiales que usan y donde se venden. 

COMENTARIOS ()
- +
responder