Galaxy S7 vs S7 Edge: ¿Cuál te conviene?

Comparamos los dos modelos de los nuevos Galaxy, para ver las diferencias entre el S7 común y el Edge. Sácate las dudas de cuál comprar.

Samsung se lució en el último MWC mostrando sus dos nuevos móviles, el Galaxy S7 y el Galaxy S7 Edge. Son terminales muy parecidos entre sí, así que si quieres renovar el móvil seguro te preguntes si vale la pena gastar €100 por la pantalla más grande del modelo Edge. Como hay varias diferencias menos obvias, y ninguno de los dos es mejor que el otro, te voy a contar lo que debes saber para elegir el que más se ajuste a tus necesidades.

Si quieres puedes empezar viendo el vídeo donde Anna y Martín analizan las diferencias entre sí, diferencias sobre las que yo profundizo a continuación en la nota:

Galaxy S7 vs S7 Edge

1- Comodidad y agarre:

La primer diferencia se nota ni bien tener ambos en la mano. El Galaxy S7 con su pantalla de 5,1 pulgadas es más manejable, y por su curvatura en la parte trasera más cómodo en la mano. Mejoró mucho en agarre con respecto al Galaxy S6. En el caso del S7 Edge, con su pantalla de 5,5 pulgadas, manejarlo con una mano se complica. Igual obvio es todo tema de costumbre, mucha gente se acostumbra incluso a móviles de 6 pulgadas. Lo importante es destacar que el S7 es de los gama alta más cómodos de manejar.

De todas formas, es interesante que pesan casi lo mismo y el S7 Edge es incluso 0,2 mm más fino.

No se ven muy distintos de tamaño pese a la diferencia en la pantalla. Fuente: Youtube.
No se ven muy distintos de tamaño pese a la diferencia en la pantalla. Fuente: Youtube.

2- La espectacularidad de la pantalla del Edge

El Galaxy S7 Edge tiene una pantalla que cuando la ves enamora. Es incluso mejor cuando ves fotos o películas y la imagen parece fundirse en los bordes de la pantalla. El efecto "Guau" que genera es muy grande, y para contenido multimedia está unos escalones por encima de la del S7. Si quieres ver películas ocasionalmente, la diferencia vale la pena.

Igual para que se entienda, es la combinación del tamaño (5,5 pulgadas) y la falta de bordes lo que la hacen mejor, ya que la calidad del panel AMOLED es igual en ambas. Las dos pantallas tienen resolución 2K (1440 x 2560 px.) y brillo similar, así que ambas son soberbias.

Que bien se ve la pantalla del S7 Edge, mi móvil preferido para ver vídeos.
Que bien se ve la pantalla del S7 Edge, mi móvil preferido para ver vídeos.

3- Las funciones especiales "Edge"

En cuanto a funcionalidad, el Galaxy S7 Edge se diferencia por mostrar unos paneles con accesos directos que salen del borde de la pantalla. Por ejemplo, puedes acceder a una lista de tus apps favoritas, los contactos más habituales, o transformarla en herramientas como una regla o brújula. 

Son funciones más bien superficiales, pero algunas están bien prácticas. Por ejemplo, puedes hacer que se muestre la hora pequeña en el canto del móvil, así el móvil te sirve de reloj nocturno gastando apenas batería. También, si tienes el móvil boca abajo, puede encender una luz en el costado al recibir una llamada o mostrar pequeños iconos de notificaciones. 

En lo personal no basaría del todo mi decisión en esta funcionalidad, pero bueno, es la principal diferencia con el S7 estándar a nivel sistema.

Acceso a contactos, apps, tareas... Varias de las funcionalidades de la pantalla Edge.
Acceso a contactos, apps, tareas... Varias de las funcionalidades de la pantalla Edge.

4- Mayor batería en el S7 Edge

Ambos móviles pegaron un salto importante con la batería, siendo la del Galaxy S7 de 3.000 mAh y la del Galaxy S7 Edge de 3.500 mAh. La diferencia sin embargo es algo más chica de lo que parece, porque el S7 Edge tiene que iluminar una pantalla más grande, pero de cualquier forma el S7 Edge tiene más autonomía que el S7 común.

No hice pruebas personalmente con los dos móviles, pero en base a lo que vi de reviews de usuarios el Galaxy S7 Edge llega a casi 7 horas de uso de pantalla sin problemas, así que hasta puede aguantar un día y medio de uso continuo. El S7 común se queda en un poco menos, pero hay menos de un 10% de diferencia.

Por ejemplo en la prueba de TechRadar tras un día de uso completo, a la batería del S7 Edge le quedaba un 17% y a la del S7 común un 13%. Un margen pequeño de ventaja, pero existe.

La batería del S7 Edge siempre suele estar cerca de las 7 horas de pantalla.
La batería del S7 Edge siempre suele estar cerca de las 7 horas de pantalla.

Entonces... ¿Cuál me conviene?

Visto lo visto, yo basaría mi decisión en que tan necesaria y cómoda te es una pantalla más grande. La batería y las funciones especiales de la pantalla Edge no hacen tanta diferencia como para inclinar la decisión. Si estás acostumbrado a móviles grandes y piensas ver mucho fotos y vídeos, el S7 Edge gana fácil. Pero si prefieres más la comodidad, y ahorrarte 100 euros de paso, el S7 común está muy bien.

Yo me quedo con el S7 Edge porque la pantalla sin bordes simplemente me encanta, pero es preferencia personal. Esto se ve por ejemplo en el vídeo de Tecnonauta TV donde Martín prefiere el S7 Edge por estar acostumbrado a móviles de 6 pulgadas pero Anna lo siente muy grande para sus manos.

Recuerda la diferencia de precio: €819 para el S7 Edge (32GB) y €719 para el S7 (32GB). Ahora la decisión es tuya, y aunque pases de comprarlos... ¿Con cuál te quedarías? 

por Sebastian "Redactor en Tecnonauta.com. Especialista en móviles, tablets y amante de las nuevas tecnologías."
Valora este artículo
 
¿Te gusta?
COMENTARIOS ()
- +
responder